Recetas que enamoran
8 comentarios

El amor se cocina con calma

Esta semana vengo a recuperar una de las secciones del blog que tengo un poco abandonadas. Lo habéis adivinado, por el título no podía ser otra que la de Recetas que enamoran, donde hablamos de algunas novelas románticas en las que la cocina, sus recetas o los que están tras los fogones, son parte fundamental de la trama de las mismas. Así pues, vamos a ahondar en ellas y a descubrir cómo el amor se cocina con calma. Si quieres darte un buen banquete estás de suerte.

En primer lugar, Romance a la cartavamos a conocer la novela Romance a la carta de Olga Salar. Esta historia me la recomendó una compañera escritora, Rebeca Bañuelos, cuando hice otra entrada que citaré más adelante y como soy muy obediente, la adquirí y me enamoré al instante. En ella encontraremos a Brian Mosley, un chef con gran pericia y éxito, que sabe calcular muy bien los tiempos de cocción y elaboración de los mejores platos aunque no tanto los que debe dedicar a sus citas y al amor. Pero como ya podréis descubrir, siempre hay alguien que nos puede hacer cambiar nuestro punto de vista o simplemente hacer que veamos más allá; este es el caso de la gran Pamela, que me conquistó desde el principio y que consigue despertar los sentidos de este chef, tan especial. En la novela se suceden trucos de cocina y unas recetas que se hornean a lo largo de la trama y hacen que se despierten todos nuestros sentidos con una gran maestría.

En segundo lugar, os traigo otra recomendación, en este caso se trata Deliciosode la novela Delicioso de Sherry Thomas. Fue en otro post, ocho bocados dulces y amargos de la romántica, donde la escritora Abril Camino me sugirió este título y aquí os lo traigo 😉 para que lo conozcáis y deis buena parte de los platos que cocina su protagonista Verity, una chef que trabaja para Stuart Somerset, un prestigioso político. Cuando conoces esta historia puedes dar sentido a aquella frase mítica que reza: “conquistar el estómago de un hombre es el primer paso para llegar a su corazón”, o por lo menos es lo que pretende Verity, utilizando la comida como una intermediaria entre la enorme pasión y ternura que ambos protagonistas despiertan y que es capaz de atravesar las páginas del libro envolviéndonos. Sin duda una gran historia, que se desarrolla entre fogones y unos personajes secundarios que le dan un broche especial.

En tercer y último lugar,Martina en tierra firme os vengo a hablar del ansiado final de la bilogía Horizonte Martina de la autora Elísabet Benavent, es el caso de Martina en tierra firme. ¿Qué decir de esta historia que nos ha mantenido en vilo hasta la ansiada segunda parte? En ella nos volvemos a encontrar con Martina y Pablo, que nos dejaron con un final de infarto en la primera parte, Martina con vistas al mar, de la que hablé en mi post las 10 mejores recetas románticas. En esta segunda parte nos encontramos a nuestra chica más reflexiva y profunda. Es una historia mucho más madura y realista y vemos a nuestro chef tan cambiado, que todavía hace que te enamores un poco más. En definitiva un broche de oro para sus protagonistas y secundarios que te deja con la miel en los labios.

Y hasta aquí mi recorrido por algunas historias en las que el amor se cocina con calma, espero que lo hayas disfrutado y como siempre quiero saber…

¿Me cuentas alguna novela en la que cocina y amor vayan de la mano?

Inma.

Foto de cabecera de Pixabay, fotos de portadas de las páginas de sus editoriales.

Archivado en:Recetas que enamoran

por

Inma Cerezo es una barcelonesa lectora acérrima que siempre quiso contar sus propias historias. Tras divagar largo y tendido, escribe su primera novela Goleters Luna de Lenten. Actualmente trabaja en varios proyectos, con la ilusión de que pronto vean la luz.

1 Comentario

  1. Amo la cocina y amo la romántica. Ambas juntas, una delicia culinaria, el mejor plato. Preciosos ejemplos de novelas, muy significativos, e incluso con situaciones muy graciosas, como en “Romance a la carta”.
    Tengo especial cariño por el chef italiano Carlos Franconi de la novela corta “Solo Trabajo” de Nora Roberts.
    Y si hablamos de película, ninguna como “Deliciosa Martha” (2001). La versión alemana, por supuesto, no el pastiche del remake americano.

  2. Maria Jesus Valls dice

    Hola Inma, sólo he leído el de Olga, tomo nota del resto. Por otro lado, una novela en la que también se cocina, pero en este caso dulces, sería Delicias y secretos de Manhattan de Olivia Ardey (fantástico) y por supuesto el que todo el mundo ha leído y es un clásico: Como agua para chocolate de Laura Esquivel. Un abrazo

    • ¡Pues anotadísimo!
      He leído muy buenas reseñas y es imperdonable no haberlo leído, así que a mis pendientes pero ya.
      Gracias por tu aportación, me encanta ir recopilando nuevas lecturas gracias a vosotras.
      Besotes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.