Recetas que enamoran
11 comentarios

El arte de escribir a fuego lento

Hola, ya ha pasado otra semana, estamos a las puertas de junio y tengo los nervios a flor de piel porque está aquí, es inminente, Goleters Luna de Lenten va a ver al fin la luz, dejará de ser mía y volará lejos. Siento cierta nostalgia y una mezcla de sensaciones inexplicables. Pero ante todo mucho respeto, una profunda consideración hacia a todos aquellos que quieran apostar por mi historia y dedicarle su tiempo. Espero estar a la altura y conseguir que ese transcurrir del reloj acompañado del mecer de sus hojas, sea placentero. Porque para conseguir que una obra vea la luz, hay que contar con el arte de escribir a fuego lento.

Ahora es cuando cierras el post y pones los ojos en blanco pensando, «no veas la pedante, que se le ha subido a la cabeza con cuatro post que ha escrito y una novela…», sigue leyendo que te lo explico.

El arte de escribir a fuego lento es una reflexión personal, macerada tras unos años en los que, sin cavilar demasiado, di rienda suelta a una pasión oculta que me llamaba por las noches y me hacía buscar más allá. Es un cúmulo de equivocaciones, de risas y llantos, de querer abandonar y pensar que me había equivocado. Una concentración de emociones desbordantes y un sinfín de días en los que no sabía dónde colocar todo esto que me abrumaba. En definitiva, un renacer personal de la mano de un teclado y una gran determinación. Un amor por la literatura romántica y todo lo que la envuelve de magia, por querer formar parte de ello, aportando mi granito de arena con lo que escribo.

Escribir

La gran equivocación de la mayoría de los que comenzamos a escribir, por lo menos hablo de MI gran equivocación, es aquella denominada: PRISA. Estamos rodeados por una ingente saturación de información, muchas veces tergiversada y manipulada, para hacernos creer que el color con el que nos muestran una imagen es el adecuado. Y así picamos todos, disculpad, que solo hablo por 😉 entonces corremos, porque tenemos que ser los primeros, saltamos los obstáculos que nos van poniendo, encendemos las mechas de los cohetes que nos harán llegar más lejos y apenas nos paramos a atarnos el calzado deportivo, porque nos haría perder el tren de nuestros sueños.

Tu puedes

Y claro, tropezamos con los cordones que se han soltado a medio camino, el cohete pierde pólvora porque no nos hemos ocupado de recargarlo lo suficiente y tiramos casi todas las vallas porque no hemos entrenado lo necesario. ¡Ay! Qué pesada con generalizar, YO, hago-hice todo eso.

Un día hablando con mi padre Juan, sobre una receta de cocina, le advertía que si lo metía todo en la olla exprés y con veinte minutos de nada, acababa en un momento y todo solucionado, fue entonces cuando me dijo: «todo necesita su tiempo y las buenas recetas se cocinan a fuego lento». Me dejó pensando en ello y tras sopesar si tendría o no razón, me dejé llevar por su experiencia y os aseguro que el plato, cocinado por sus tiempos, fue uno de los mejores que hice (en otra ocasión os cuento la receta).

¿Por qué os explico todo esto? Por qué yo cociné rápido, sin recapacitar y me lancé a la piscina sin saber nadar.

Lanzarse a la piscina

Sigo aprendiendo a defenderme en unas aguas donde apenas me mantengo a flote y confieso que siento un gran respeto por muchos compañeros, llamadme osada, pero los considero así pese a estar en pañales todavía. Siento una profunda admiración por las novelas que leo de aquellos que convierten el arte de escribir en magia. Continúo soñando con crecer cada día un poco más y conseguir llegar a tejer historias que hagan volar a otros.

Admirar

Una crítica de una persona que me hizo en su día, cuando publiqué por primera vez, me dejó desolada, debido a mi inexperiencia y porqué no decirlo, a la absurda creencia de que había creado un bestseller que ni J.K. Rowling, (suerte que todo se pasa, hasta la estupidez supina, bueno, no vamos a entrar en lo que todavía retengo…). Hoy le doy las gracias, porque sin ella, no me habría dado cuenta de la realidad. Soy consciente que recibiré muchas más, pero entonces no aprendería. (Que sean de una en una y en días pares espaciados a quincenas, gracias) 😛

Es por ello, que ahora, camino en vez de correr. Sopeso los pasos antes de darlos y mido las palabras antes de regalarlas. Como me dijo una persona maravillosa a la que admiro profundamente «le das demasiada vueltas a las cosas, disfruta» (gracias E.). Ahora escribo a fuego lento y aprendo de los errores que me han llevado hasta aquí.

Escribir a fuego lento es un arte, porque estamos dominados por el ritmo frenético del día a día, por la competencia que hay en el mercado, por la piratería, por la crisis y por las piedras en el camino… Conseguir equilibrar una pasión con una profesión, es casi utópico. Bordear las inclemencias, se está convirtiendo en un camino repleto de minas que están cubriendo la verdadera esencia; esto no es una carrera para ver quién llega más rápido. Esto es una carrera de fondo, en la que debes dar la mano a otros, admirar y respetar y ante todo, creer en lo que haces.

amigas

No tengo la verdad absoluta ni lo pretendo, solo quiero decirte que tengo un sueño…

Escribir a fuego lento.

Gracias por leerme.

Inma.

Imagen de cabecera de Pixabay, gifs de Tumblr.

Archivado en:Recetas que enamoran

por

Inma Cerezo es una barcelonesa lectora acérrima que siempre quiso contar sus propias historias. Tras divagar largo y tendido, escribe su primera novela Goleters Luna de Lenten. Actualmente trabaja en varios proyectos, con la ilusión de que pronto vean la luz.

1 Comentario

  1. Maravillosa reflexión acerca de la escritura, Inma. Y maravilloso consejo el de tu padre, que sabe cómo los buenos platos, los que mantienen la esencia del producto, los que alcanzan la perfecta caramelización de los alimentos, son los cocinados a fuego lento.
    Es hermosa y tentadora la imagen del escritor sentado ante una antigua máquina de escribir, mientras sus dedos recorren el teclado con la rapidez del que interpreta una pieza clásica de piano compuesta por otros. Por desdicha, no es cierta. Nuestra máximas: reflexión, trabajo y más reflexión.
    Toda la suerte para tu Goleters Luna de Lenten.

  2. ¡Buenos días, preciosa! Tu post es muy sincero y me ha hecho sonreir, recordando mis lecciones aprendidas al salir del armario. Recorremos este camino juntas, (aunque algo lejos) y son muchas las cosas que se han ido cocinando. Mucha suerte, ¡y mucho exito! Estoy segura de que Goleters va a ser la bomba, estoy deseando leerlo. Un beso grande.

    • Hola Mimmi,
      Es cierto, en diferentes tiempos pero la experiencia y los golpes parecidos, en mi caso algo más estrepitosos porque quise correr más de lo que mis piernas soportaban.
      Lo mismo te deseo, mucha suerte con tu «Radiografía del deseo», también estoy deseosa de leerla.
      Besos.

  3. Lali dice

    Inma admiro la il·lusió que diposites en fer realitat els teus anhels i projectes, i estic seguríssima que la teva novel·la farà bombejar el cor i glatir d’emoció tots aquells que la llegeixin (tal i com em va passar a mi!!!). Ànims i endavant amb tot allò que et proposis, perquè val moltíssim. Petons!

    • Moltes gràcies estimada Lali,
      M’has tret un somriure enorme amb les teves paraules tan boniques. Sempre constant i fent que el meu treball valgui la pena per aquestes coses meravelloses.
      Petonarros i ens veiem molt aviat.

  4. Lidia dice

    Bonitas reflexiones, muy sabio tu padre ;)!!!! Mucha suerte Inma, yo personalmente la leeré seguro y con que tenga un poquito de lo genial que eres como persona nos encantará seguro.

    • Muchas gracias Lidia,
      Tu apoyo y el de todos los que aman los libros, es vital para aquellos que nos empeñamos en escribir 😉
      Un abrazo inmenso y suerte en tus exámenes :-*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.