Voces de la novela romántica
6 comentarios

5 cosas imprescindibles antes de ponerse a escribir

Esta semana, después de una trascendente y reveladora jornada en la que he descubierto algo muy importante, he decidido hacer este post como desahogo. Sí, porque a veces, soltar lastre es necesario, así que si no te apetece puedes cerrarlo sin remordimientos, aunque te vas a perder una de aquellas cuestiones que pocas veces pasan en la vida. Te voy a contar cuáles son las 5 cosas imprescindibles antes de ponerse a escribir. [Tweet «Te voy a contar las 5 cosas imprescindibles antes de ponerse a escribir.»]

Y tú pensarás, ¿y a mí qué me importa? Pues también es cierto pero como bien te he comentado antes, esto no ocurre siempre. Aprovecha la oportunidad y coge un buen asiento en este striptease de desvaríos,  que no tiene desperdicio.

La primera, la básica y primordial, la que si falta, por mucho que la intención y el «título» de escritor te señale con luces de neón, ya te puedes ir a cazar gamusinos o comprarte un buen juego de mesa. Sin GANAS escribir se queda solo en el intento. Puede parecer algo absurdo e incongruente, pero tan cierto como que ya estamos en verano. Se rumorea que es un ejercicio diario, de constancia y aptitud, un esfuerzo por mejorar día a día y querer llegar hasta donde alcancen tus sueños. Muy bonito e idílico. Aunque si miramos la letra pequeña, por mucho que te empeñes si no le pones ganas, mejor dejarlo aparcado, porque se nota 😉 tras las capas de maquillaje está la mancha que se acaba viendo. Una vocación que te empuje…

ganas

La segunda cosa necesaria, un buen CHUBASQUERO. No requiere mucha explicación pero como sé que debes pensar que tengo algún tipo de fiebre estival que me afecta profundamente te lo voy a contar. Un buen impermeable para protegerte de las «inclemencias» que vienen «añadidas» a esta profesión. ¡Uy! Otra vez pecando de soberbia, dándomelas de lo que no debo. Que a veces llueve fuerte y amaina pero solo para dejarte que los huesos no calen demasiado, así que mejor adquiere uno de los más fuertes, los que vienen dotados de gran dosis de paciencia y sentido del humor, porque créeme en los tiempos que corren o te colocas uno o te arrastra la tormenta. 🙂

chubasquero

La terceraAPRENDER, antes y voy a añadir… durante y después. Informarse, formarse y endurecerse. Caer, levantarse y volver a tropezar. Documentarse, leer, salir, compartir, disfrutar, comenzar de nuevo y absorber de todo ello grandes dosis. Como os conté en mi post sobre el arte de escribir a fuego lento, la gran mayoría de veces aprendemos a base de hostias caídas, otras por interés, el de crecer y conocernos un poco más. Sea como sea, lo mejor es archivar en el disco duro de nuestra mente las experiencias, tanto negativas como positivas, porque son muy necesarias para esto, como para cualquier otro aspecto de la vida.

aprender

La cuarta, CONFIANZA. En ti, en lo que haces y en el resultado. Si tú no apuestas, nadie más lo va a hacer por ti. Así que por más que queramos disfrazarnos de súper-héroes si la capa tiene más agujeros que un queso gruyere, te vas a pegar un buen porrazo contra el suelo de las intenciones y te van a quedar divinas de acompañamiento para cenar. No necesitas que te lo digan, te lo tienes que creer, pero con mayúsculas, sacándole brillo cada día y enseñándole los dientes a las dudas. Esas malditas que se ocultan tras la falsa apariencia de estabilidad y que están esperando a que te quedes a solas con tu conciencia para joderte fastidiarte la fiesta.

Confianza

La quinta, AMOR. ¿Qué sería de la vida sin amor? Yo te lo cuento, una mierda. De las que huelen, blandita y muy, muy grande. ¿Me he pasado? Lo siento, ya te he dicho que cerraras el post. 😉 Sin amor, apaga y vámonos. Corta la música y enciérrate en la cueva. Escóndete y ponte el traje gris de las apariencias. Porque queridos míos, sin amor, esto no tiene sentido, aquí hemos venido a tener un buen viaje y mejor tenerlo con sustancia. Así que empléate a fondo, vívelo y da lo mejor de ti. No vivas del amor al arte sino haz del arte amor. Sucumbe a los encantos que te ofrece dejarte la piel en algo que compensa porque lo adoras, te mueres por ello y sin hacerlo te falta algo. No es suficiente con que te guste, tienes que amarlo con locura. Porque queridos, si no lo amas, no has nacido para esto.

Love

Me dejo muchas, en cantidades industriales…

¿Me dices alguna más que se te ocurra?

Inma.

Foto de cabecera de Pixabay, gifs de Giphy.

Archivado en:Voces de la novela romántica

por

Inma Cerezo es una barcelonesa lectora acérrima que siempre quiso contar sus propias historias. Tras divagar largo y tendido, escribe su primera novela Goleters Luna de Lenten. Actualmente trabaja en varios proyectos, con la ilusión de que pronto vean la luz.

1 Comentario

  1. Como siempre, estupendo. Me gusta lo del impermeable, o, en su lugar, plumas de pato, de esas por las que resbala la lluvia fuerte de los temporales.
    Yo añadiría otro a tus cinco puntos: tener en mente una historia a la que poder sacare lustre. No tiene por qué ser la más innovadora, ni ninguna especial que a nadie antes se le haya ocurrido. Solo una historia sencilla que podamos narrar paso a paso, con alma y pasión. Una que nos guste, que nos encandile, que nos emociones a nosotros mismos, sin pensar en el número de lectores que va a arrastrar a su paso. Porque solo así nos sentiremos satisfechos con nuestro trabajo.

    • Genial Lydia,
      Estoy contigo, sumergirte en la historia y que no importe ni el cuándo ni el cómo. Solo el qué.
      Muy de acuerdo, mil gracias por tus comentarios y visitas, me encantan!!!
      Besos!!!

  2. Muy bueno, Inma. Tienes mucha razón en todo y, sobre todo, como dice nuestra querida Lydia, en lo del impermeable.

    Un beso y muchas ganas, que lo mereces.

    • Muchas gracias Lucía,
      Me alegra saber que estás de acuerdo, y sí, el impermeable es necesario 🙂
      Besos guapa!!!

  3. Menchu Garcerán dice

    Pues estoy de acuerdo en todo, sobre todo en lo de las GANAS. En estos días en los que las mías andan muuuy por debajo del límite. Tengo que decirte que, efectivamente, sin esas ganas no vamos a ninguna parte.
    Un besazo y sigue contándonos cosas tan interesantes.

    • Hola Menchu,
      Lo siento se me había despistado este comentario. Pues así es, sin ganas poco se puede hacer. Gracias por comentar y tu visita.
      Besotes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.