Novedades
Deja un comentario

Si le quieres, díselo

¡Hola a todos! Ya estoy de vuelta, las vacaciones han sido intensas y con muchas emociones que guardo en el cajón para cuando el frío venga con fuerza y las ganas se escondan en un rincón. Han sido muy buenos momentos, de los de saborear tu helado favorito, sentado, disfrutando de una puesta de sol. Aunque siempre hay un pero y como tal, hace su función. Pensando en todo el conjunto se me ocurrió, que antes de mis artículos convencionales, de los que suelo publicar cada semana, esta voy a dejaros una breve reflexión. Tal cual reza el título del post, si le quieres, díselo. Supongo que puedes imaginar sobre qué voy a hablar… ¡Ven a descubrirlo!

Como si el azar conociese lo que mi mente estaba barruntando me trajo de nuevo, después de muchos años, a Manolo García y una de sus canciones que más me ha hecho pensar, hablo Del bosque de tu alegría, de todos los quedaba mucho por hacer y los no te dije. Y cuántas verdades cuenta. Si quieres agradecer, dilo, grítalo con fuerza y llena el mundo de alegría, que de días grises ya tenemos muchos en el calendario.

Si le quieres, díselo

Cuando uno anda ebrio de buenos momentos, de compartir ratos sentados sin nada que decir y contándolo todo, poco piensa en lo que el otro nos aporta. Muchas veces dejamos pasar el tiempo sin decir te quiero o sin dar un abrazo de oso porque el reloj nos sopla en la nuca y mañana será otro día. Que no se nos olvide brindar por esos pedazos de alegría que te acompañan cada jornada y agradecerlos, que nunca se sabe si va a comenzar a llover y nos va a coger sin paraguas.

Si le quieres diselo

Aprender a utilizar los errores como el hilo que une esos pedazos de tela que componen el orgullo y necesidad. Porque hay escalones en la vida que saltamos de tres en tres cuando bajamos y qué pronto se nos olvida cuando los subíamos de uno en uno, poco a poco, con mucho esfuerzo y a la mano amiga que te ayudó a hacerlo. Ser agradecidos siempre, que tenemos poca memoria y muy selectiva pero la vida tiene una libreta con todo anotado, que de vez en cuando te la trae con la marea que sube y baja, dejando una gran resaca.

Si le quieres diselo

En una de mis lecturas veraniegas, leí algo que me hizo sonreír, quizá por el significado que encierra, puede que por la metáfora que mi mente elaboró sin venir a cuento o puede que las vacaciones aparte de descansar, dejan mucho tiempo para reflexionar y hacer un resumen de todo lo que has dejado perder por no compartir a tiempo.

«Escuchar hablar a Gideon era como chupar un caramelo de azúcar moreno con mantequilla. Suave y dulce. Y cuando entraba en una de esas etapas de hablar poco, yo intentaba recordar a qué sabía. Quizá fuera así como encontraba algo de consuelo justo en ese momento, aunque él estuviera tan lejos. Recordando el sabor de sus palabras…», fragmento de Un destino por descubrir de Clare Vanderpool.

Este verano he disfrutado de magníficas puestas de sol pero nunca olvido que lo más importante es ver amanecer.

¿Madrugamos?

Gracias por leerme, hasta la próxima semana 😉

Inma.

Foto de cabecera y resto de imágenes de Unsplash.

Archivado en:Novedades

por

Inma Cerezo es una barcelonesa lectora acérrima que siempre quiso contar sus propias historias. Tras divagar largo y tendido, escribe su primera novela Goleters Luna de Lenten. Actualmente trabaja en varios proyectos, con la ilusión de que pronto vean la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.