Voces de la novela romántica
10 comentarios

3 ejecutivos románticos

¡Hola de nuevo! Ya sé que hace eones que no te cuento nada en el blog. No es que te haya olvidado, ni mucho menos, es la vida la que nos lleva por otros derroteros. En fin, que me voy del asunto del que hoy quiero hablarte. En todo este tiempo he leído mucho y también escrito, tengo tantas ganas de contarte novedades que no sé si voy a ser capaz de contenerme. A lo que iba, de las muchas lecturas, variadas e interesantes, hoy rescato tres historias que me han encantado. Así que lo que te recomiendo es que te relajes y vengas a conocer a los 3 ejecutivos románticos que me han robado el corazón y no por sus corbatas, precisamente.

Estas tres historias tienen en común a tres protagonistas masculinos atractivos, inteligentes, con buenos puestos de trabajo, suelen utilizar traje ejecutivo y corbata. Hasta ahí las similitudes. ¿Quieres conocer las diferencias? Ven…

En la primera novela, Una noche y nada más, de Whitney G. conoceremos a Andrew. ¿Cómo puedo explicarte en unas breves líneas qué ha hecho este hombre para que un despacho de abogados sea atractivo? Hablo con fundamento, he estado trabajando muchos años en uno y aunque guardo muy buenos recuerdos, la palabra atractivo no está entre estos (un saludo a mis ex-compañeros, que sé que algunos me leen  😛 ). 

Nuestro chico tiene una aversión, manía o profundo asco a las mentiras, te preguntarás ¿y quién no? Ya, cualquiera las detesta pero es que lo suyo raya la obsesión, así que como comprenderás si llega a saber que le engañan, estás eliminado de su vida en cero coma dos segundos. Pero… sí, siempre hay excepciones, todo cambia cuando aparece en escena nuestra maravillosa, estupenda y magnífica Alyssa. ¿Qué pasa cuando un engaño para un fin se te va de las manos y al final la bola de nieve es una avalancha en toda regla? Pues si lo quieres saber, lee esta historia. No pude dejar de hacerlo desde el inicio. Andrew es puro fuego, y no hablo del color de sus corbatas. Tiene unas escenas hots que madre-del-amor-hermoso. Y sí, el despacho de abogados gana mucho cuando nadie te ve… ¡Ojo! Que no hablo de mí, seguimos con nuestros protas. Qué quieres que te diga, hay conversaciones telefónicas dignas de ser reproducidas una y otra vez y en cuanto a ciertos correos electrónicos… OMG! Ya ni te cuento sobre la química entre ambos, la tabla periódica se queda corta, oiga. Si quieres saber más, ¡corre insensata y léelo! No te arrepentirás.

Pues, como te explicaba al inicio del post, estas vacaciones han dado mucho de sí. He visitado muchos lugares, de hecho te diría que he necesitado una semana para recuperarme de ellas, sin exagerar. Y no sólo he hecho tropecientas fotografías, también he devorado múltiples lecturas pendientes. Entre ellas esta, la segunda historia de la que quería hablarte. El acuerdo, de Melanie Moreland ha sido una grata sorpresa para mí.

No había leído nada de esta autora antes, y me ha gustado bastante. En esta historia, a diferencia de la primera de la que te he hablado, Richard, su protagonista, me cae fatal al principio. Ya sé que puede alucinar bastante que te recomiende una lectura si no he empatizado con el protagonista. Pero como he dicho, fue al inicio. A ver, no me malinterpretes pero se porta con el culo con su secretaria, Katharine, que es un amor. Y ese pequeño detalle (léase la ironía) me toca la moral profundamente. No obstante, le di una oportunidad y mira por donde, me enganché cosa mala y no pude dejar de leer. El acuerdo es surrealista, y te lo cuento porque en la sinopsis lo explica claramente. Me refiero a la situación en sí. Lidiar con jefes capullos es habitual (más ironía fina), prometerte de mentirijillas con uno por pasta, pues… Pero se entiende que son cifras astronómicas y cuando no tienes ni donde caerte muerto, hay que hacer de tripas corazón. Problema uno, tu jefe es un imbécil pero está cañón. Problema número dos, el imbécil (que no lo es tanto) resulta que descubre que su secretaria no es morralla y que tras la estupidez que no le deja ver el mundo con otro prisma, hay un gran tipo. Entonces es cuando todo empieza a rodar. Y te aseguro que una vez las piezas del engranaje encajan la trama te deja con ganas de ver cómo un corazón de hielo se derrite y cómo la persona adecuada te puede hacer descubrir todo lo que te estás perdiendo por miedo a vivir. Así que ya sabes, dale una oportunidad y rompe los clichés que en el fondo son solo eso y enamórate de nuestros chicos.

¡Ay! La última historia de la que te voy a hablar, todavía me tiene con el corazón en un puño. Persiguiendo a Silvia, de Elísabet Benavent. Es la primera parte de una bilogía preciosa. En este post voy a hablarte del primero pero no te preocupes que el segundo ya está listo para otro artículo chachi. 

 

¿Por dónde empiezo? ¡Ah! Sí, por Álvaro. Qué montaña rusa de emociones sin parar, leñe. Elísabet no te deja indiferente con ninguno de sus libros. Te remueve, hace que empatices con los protagonistas y que te rasgues las vestiduras cuando la cosa se pone más oscura que la boca del lobo. Había leído otras historias suyas, creo que he hablado de alguna de ellas en otra ocasión pero esta bilogía es brutal. En primer lugar, la forma de presentar la trama, en el presente con nuestra protagonista hecha mistos, con el corazón roto por culpa de su jefe, Álvaro (un ejecutivo de una multinacional al que los trajes le quedan de muerte). En segundo lugar, que aparezca un tercero en discordia, Gabriel, al que le coges cariño pero con prudencia porque cuando Silvia se abre en canal y nos desvela poco a poco su historia con Álvaro, quieres, no miento, deseas que se arregle. Y entonces es cuando la cosa avanza y no sabes que hacer con tu vida. Qué intensidad joer. Y no hablo sólo de las escenas hots que son increíbles. Me refiero a ella, a Silvia en su pura esencia. Me he reído como nunca porque todas tenemos una payasa dentro y hay que reconocer que hemos hecho el ridículo en más de una ocasión pero nuestra chica, a veces, tiene el récord y cuando decimos que se pueden hacer estupideces por amor, ella se lleva la palma. Y qué quieres que te diga, el amor es para vivirlo con todas las letras y ella lo hace. Se entrega a muerte. ¿Lo malo de este libro? Que cuando lo terminas te tiras de los pelos porque necesitas seguir leyendo. ¿Lo bueno? Todo 😉 y además tienes el siguiente, Encontrando a Silvia, que es increíble.

Hasta aquí mi post sobre 3 ejecutivos románticos, ¿Conocías estas historias? ¿Las has leído? ¿Tienes otros títulos que recomendarme de ejecutivos románticos? Cuéntamelo.

Espero que hayas disfrutado. En breve un nuevo post con más novedades, gracias por tu tiempo y ya sabes, si te ha gustado comparte y comenta que nos gusta mucho 🙂

Inma.

Foto de cabecera de Andre Hunter en Unsplash resto de imágenes de portadas de sus respectivas editoriales.

Archivado en:Voces de la novela romántica

por

Inma Cerezo es una barcelonesa lectora acérrima que siempre quiso contar sus propias historias. Tras divagar largo y tendido, escribe su primera novela Goleters Luna de Lenten. Actualmente trabaja en varios proyectos, con la ilusión de que pronto vean la luz.

1 Comentario

  1. Te he echado de menos, no creas. En cierto modo te he convertido en mi “puesta al día de novelas interesantes”: Así que no imaginas cuánto agradezco estos tres títulos con protagonistas peculiares y atractivos.

    • Muchas gracias, Lydia,
      Así da gusto volver, jajajaja.
      Pues si te aventuras con alguno, me cuentas qué tal.
      Saludos y gracias por comentar.

  2. Josemy dice

    Eres una romántica ,yo soy más de películas los libros se me hacen largos .Si que has hecho cosas en vacaciones ,lo importante de un viaje es el recuerdo (*Está frase la vi en una cafetería de Sants:) )
    Libros Románticos Rosamund Pilcher ,(alguno )y siempre A Gala.

  3. Maribel dice

    Las dos primeras no las conozco, pero la tercera sí, y esta vez siento decirte que no comporto tu gusto, jaja !
    Este libro me pareció muy superficial, no sé cómo explicarlo…a la protagonista le faltaba carácter, en especial, cuando su jefe aparecía en escena y Álvaro…buf, me cayó tan mal que se me atragantó desde el primer capítulo. Lo malo es que el tercero en discordia, tampoco me pareció un protagonista carismático. Con decirte que tengo pendiente la segunda parte, creo que ya te lo he dicho todo.
    Yo por mi parte seguiré buscando a mi ejecutivo perfecto. Supongo que no son el estereotipo de prota que más me gusta, por eso tampoco lo busco con mucho ahínco, jaja !Besotes!

    • Hola, Maribel
      Pues me encanta que no coincidamos, es lo bonito de compartir impresiones. Te digo, lee el segundo de la biología porque puede que cambies de opinión.
      Y en cuanto a encontrar el ejecutivo perfecto, Andrew lo puede ser, así que anótalo en pendientes y dale una oportunidad.
      Besotes!!!

  4. ¡Hola! Es la primera vez que me paso por tu blog y he de decir que me encanta, así que me quedo. Respecto a los libros y sus protagonistas, los conocía de verlos por las redes y como novedades (el de Silvia no, ese lo conocí en la Casa del libro hace ya mucho tiempo), pero no he leído ninguno. Sin embargo, me los apunto más que nunca por si puedo leerlos en un futuro. ¡Gracias!

    Saludos.

    • Hola, Rocío.
      ¡Qué ilusión me hace que te guste! Yo tampoco había leído tu blog, así que tengo que pasarme a hacerte una visita y quedarme, por supuesto 😉
      Pues si lees alguno de ellos, me cuentas qué te han parecido.
      ¡Gracias por la visita y comentar!

      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *