Paisajes románticos
10 comentarios

La guía definitiva de otoño para una lectora romántica

¡Hola de nuevo! Feliz miércoles. Ya estamos en otoño, aunque todo hay que decirlo, por estos lares continuamos con temperaturas veraniegas dignas de homenajes en playas y baños en el Mediterráneo, vamos que tenemos calor para rato. No obstante, una que es precavida, ha decidido comenzar a prepararse para esta nueva estación tan bonita e inspiradora y me ha parecido una buena idea confeccionar la guía definitiva de otoño para una lectora romántica.

Vamos a dar un paseo otoñal e intentar estar preparadas antes de que comiencen a caer las hojas de los árboles 😉

1. Abastecerse de lecturas para toda la estación. Imprescindible engrosar nuestra lista de novelas románticas para todos aquellos momentos libres en los que podamos gozar de su magnífica compañía. Nosotras no necesitamos razones por las que leer novelas románticas pero sí tenemos mil características comunes, aquí te cito unas ocho.

Abastecerse de lecturas

2. Localizar los mejores rincones idílicos para leer. Sí, en casa tendrás un lugar preferido donde das rienda suelta a tu pasión… Leer ojo, de lo otro aquí no hablo 😛 Buscar un café cuco de tu ciudad o un parque silencioso, tiendas especializadas, la playa o en plena naturaleza, siempre puedes hallar nuevas posibilidades para practicar uno de los mejores hobbies. Ah, y no te olvides del transporte, se puede leer, incluso hay historias que se fraguan en él, te lo conté en lo que el transporte ha unido, que no lo separe el hombre.

Localizar rincones para leer

3. Tener libretas y/o blocs de notas a mano. Te preguntarás el motivo, sencillo, qué mejor para anotar todas aquellas citas, escenas, frases… de tu novela favorita. Y así, cuando la finalices, puedas tener esos momentos únicos apuntados. Dicen que somos personas de costumbres fijas, puede que sí, yo solo encontré unas 6 costumbres de las lectoras de romántica, ¿te sientes identificada?

Tener libretas

4. Hacer alguna escapada a alguna ciudad o escenario de nuestra novela favorita. Aquí es cuando piensas, esta se cree que somos ricas. 😀 Ni mucho menos, simplemente se trata de aprovechar la ocasión en la que vayas a hacer un viaje o una escapada y hagas coincidir el destino con ese escenario, así podrás visitar muchos de los lugares donde transcurren esas novelas que tanto te gustan. Como por ejemplo a París, como os contaba la semana pasada en 6 paseos románticos por París  o incluso aventurarnos a los 11 destinos más románticos de la novela New Adult.

hacer alguna escapada

5. Preparar una receta de las que aparecen en las novelas románticas que leemos. Vale, aquí igual peco de MasterChef nivel pro y no te gusta cocinar, pero nunca es tarde si la dicha… Como os contaba en otras ocasiones hay bocados dulces y amargos de la romántica, incluso las diez mejores recetas románticas. En fin, que tendrás que comer algo y porque no, esa receta que cocinaba nuestro chico y cenaron a la luz de las velas… Y si es en buena compañía para compartirla, ya lo bordas. Se comenta por ahí que el amor se cocina con calma 😉 .

Elaborar recetas

6. Escuchar las Playlist de tus autoras favoritas. Es popularmente conocido y un método que cada vez utilizan más autoras románticas, aquí me incluyo, tener Playlist en las novelas. En muchos casos componen una autentica Soundtrack que te transporta a los momentos únicos que viven sus protagonistas, algo sobre esto te comenté en las bandas sonoras de nuestras novelas románticas. Un buen método para empatizar con la historia y compartir una de las mejores cosas que existen, la música. Así que Díselo con música.

Escuchar las playlist

7. Ver o reponer alguna película romántica basada en nuestras novelas románticas de cabecera. Este otoño hay estrenos de algunas de ellas, otras las podemos ver en televisión. Personalmente adoro hacer maratones de series y películas y si son de mis novelas preferidas, ya ni os cuento. Así también puedes decir, dónde va a parar, mucho mejor el libro 😛 . Incluso fantasear con los protagonistas románticos y poder gozar en vivo del top 10 roba corazones de nuestras novelas románticas.

Ver o reponer alguna película

8. Confeccionar un listado con las lecturas finalizadas. Esto puede parecer muy metódico pero si tu caso es como el mío que soy Dory de Nemo y le añadimos que leo a porrón, cuando pasan dos semanas no recuerdo los títulos, aunque nunca me olvido de los protas 😀 . Así que, una buena herramienta para que eso no te ocurra es currarte una lista mega-chachi y solucionado. Estas cosas solo le pasan a una romántica empedernida, aunque siempre me he preguntado, una romántica ¿nace o se hace?

Hacer un listado de lecturas

9. Hacer tus propias valoraciones y puntuar las historias. Aquí me sale la vena autora pero, de verdad, creo que muchas coincidirán conmigo, la mejor forma de aprender y mejorar es saber. Y, por otro lado, compartir, bien sea leyendo las geniales reseñas que hay por la red o las valoraciones de otras personas, es un buen punto para ver si coincides o no, pero nunca y recalco, NUNCA, para dejarte llevar y no emitir tu propio criterio. Para saber si algo te gusta o es bueno tienes que leerlo ¿no? Todavía no se nos acabó el amor de tanto usarlo en la romántica, ¿o sí?

Hacer tus propias valoraciones

10. Disfrutar y soñar con nuestras novelas románticas. El mejor sin duda, lo he visto en múltiples ocasiones, leer es viajar, leer es vivir, leer es sexy… Y tú, ¿te atreves a soñar?

Disfrutar y soñar

¿Te ha gustado mi guía definitiva de otoño para una lectora romántica? ¿Añadirías algún punto más? ¿Lo comentamos?

Hasta la próxima semana.

Inma.

Fotos de Unsplash.

Archivado en:Paisajes románticos

por

Inma Cerezo es una barcelonesa lectora acérrima que siempre quiso contar sus propias historias. Tras divagar largo y tendido, escribe su primera novela Goleters Luna de Lenten. Actualmente trabaja en varios proyectos, con la ilusión de que pronto vean la luz.

1 Comentario

  1. ¡Fantásticas ideas! Me apunto al número 4 (con el recuerdo de otros viajes, y con la imaginación, también se viaja, aunque físicamente no podamos visitar esos lugares en este momento preciso) y al número 5, más fácil de acceder a él. Solo hay que ir al mercado, comprar los productos, meterse en faena, y montar una cena romántica.

    • Hola Lydia,
      Mira que me daba a mí que el punto cinco te iba a gustar mucho 😉
      Me alegro de que te parezcan buenas, a ver si las ponemos en práctica este otoño…
      Besotes y mil gracias por comentar.

  2. Angelica Autumn dice

    Hola Inma,
    Me ha gustado mucho la entrada. Otoño y romance, ¿se puede pedir más?
    Es cierto que en casa se está bien leyendo pero sería pecado que con todas esas ojas secas, sus colores ocres, amarillos y rojos, que no disfrutasemos de una buena novela romántica al aire libre o en compañía de una taza de té o café humeante (para mí cappuccino).
    Muy de acuerdo con el punto 9. Está muy bien compartir y expresar nuesteas opiniones pero nunca dejarnos condicionar por lo que piensan los demás.
    En cuanto a que tú olvidas los títulos, lo que a mí me pasa es que al tiempo de haber leído varias novelas de un mismo género, confundo a los personajes y los ubico en historias que no son las suyas. Así que bienvenidos sean los blocs de notas. Cuantos más, mejor.
    Tendré que volver al post con más calma porque hay enlaces a otras entradas que no he visto y parecen muy interesantes.
    Besos 😉

    • Hola Angelica,
      Muchas gracias por tu visita y comentario. El otoño es una buena época porque no hace demasiado frío y todavía podemos disfrutar de lugares exteriores para dar rienda suelta a nuestra afición preferida, leer.
      Lo de compartir y expresar es vital, pero como bien dices, no dejarse influenciar.
      Y tranquila, cuando quieras las lees con calma.
      Besotes.

  3. Maribel dice

    En mi caso, el mejor sitio para leer es mi sofá. Eso sí, ahora que llega el otoño y tras él, el invierno, la lectura tiene que ir acompañada de un buen fuego en la chimenea y una tacita de café..o chocolate. Mi perrita, en mi falda o entre los pies y si se pone a llover, ya es lo más, jajaja !
    Y más que viajar a lugares que aparecen en mis lecturas favoritas, soy más de rememorar mientras leo, esos sitios donde he tenido la suerte de estar alguna vez: Sevilla, París, Barcelona (encantadora!)….
    En cuanto a lo de hacerme con nuevos títulos, no me hace falta, ese vicio no lo dejo en todo el año.
    Besos !

    • Hola Maribel,
      Me has montado un escenario de lectura la mar de idílico jajaja.
      También es una buena opción la de rememorar, vamos los bolsillos son los que mandan 😉
      Lo de abastecerse de nuevos títulos, ejem, nosotras lo llevamos demasiado bien.
      Besotes y gracias por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *