Voces de la novela romántica
12 comentarios

5 motivos por los que desearás el Final Feliz

Nueva semana y estrenamos post, como cada miércoles vengo con algo recién salido del horno que contarte. Hoy estoy espléndida y tras una lectura que me ha dejado con una magnífica sensación y unas ganas de volar lejos… (aquí añadir música de fondo al gusto del usuario) he querido calcular, así a bote pronto, unas cuántas razones por las que al finalizar una novela romántica, desearás ser su protagonista o vivir en esa época que el artífice de la novela ha ideado de forma tan magnífica o viajar a ese escenario único del que no quieres volver, en definitiva te voy a contar unos 5 motivos por los que desearás el Final Feliz.

1. Acabar el libro con una sonrisa en los labios. Que no te cuenten milongas. Si no te deja una sensación única, las mariposas en el estómago, una sonrisa boba y unas ganas locas de contarle a todo el mundo que has tenido la mejor cita con la palabra escrita de la historia, no era un Final Feliz. Te lo cuento, porque entre tú y yo, me los han intentado colar con calzador y déjame que te explique algo… No se trata de una etiqueta, ni de una regla aritmética, es algo que debe fluir con la historia, que se espera si estás leyendo el género idóneo y que, aunque pueda generar polémica, busca casi toda lectora de romántica. En Novela Romántica yo defiendo el Final Feliz. Al acabar el post podéis dejar vuestra opinión al respecto, ya sabéis que me gusta conocerlas.

Acabar el libro con una sonrisa en los labios

2. El Final Feliz engancha. Es un hecho, podríamos decir que es una especie de Cliffhanger que se alarga en el tiempo y deseas que perdure para los restos. Di la verdad, cuántas veces has acabado una novela romántica y has ido corriendo a buscar otros títulos de su autora, incluso has especulado con la idea de que esté escrito otro libro, en el que los protagonistas son algunos secundarios de los que quieres saber más, en definitiva, ese Final espectacular te ha dejado extasiada para un buen tiempo y quieres repetir 😉

el final feliz engancha

3. El Amor triunfa. Por encima de todo y de todos. Tras sufrir todas las vicisitudes necesarias y que cada cual haya urdido en la trama de la historia creada; de pronto aparece un giro inesperado de los acontecimientos y llegamos a ese Final esperado. Una idea de que la justicia emocional es innata y el amor verdadero triunfa. Para todo lo demás, otros géneros literarios. El final debe ser positivo y satisfactorio, siempre. 🙂

El amor triunfa

4. La lectura debe ser placentera. Aquí pensaréis, mira esta lo que ha descubierto pero sin ir demasiado lejos y en un alarde de sinceridad, os voy a contar toditos mis secretos… 😉 A mí no me importa sufrir si leo una novela romántica, es más, hay algunas con las que pasas las de Caín y casi compras acciones de la fábrica de pañuelos de papel porque haces corto durante su lectura. Pero sé que cuando acabe la historia, los protagonistas tendrán su momento de gloria y yo, ese final tan esperado. A mí, lo que de verdad me repatea los higadillos y me deja con un mal humor alucinante es que el libro acabe mal. Vas por el motivo cuarto, así que no pongas el grito en el cielo, aquí hemos venido a hablar del Final Feliz.   😛

La lectura debe ser placentera

5. Acabar con un estado de libertad regenerador. Lo que os contaba al principio del post, esa sensación de no querer abandonar la historia y continuar entre sus hojas porque te ha dejado más alucinada que ver a Nick Bateman marcando tableta en una playa de Formentera (si puede ser, acompañándote mientras te pone bronceador). Esa miel en los labios, que te durará una semana y por la que sonreirás cada vez que recuerdes la escena en la que nuestro chico le sonreía antes de darle un beso conciliador y tú mueres de amor. Algo así, como llegar a casa un día de calor extremo y quitarte esos zapatos que te aprietan tanto.  😎

Estado de libertad regenerador

Hasta aquí mis 5 motivos por los que desearás el Final Feliz, o no 😉

¿Me cuentas si estás de acuerdo? ¿Me llevarás a la hoguera por este post? ¿Crees que estoy más perdida que el barco del arroz? ¿Cuéntamelo?

Hasta la próxima semana.

Inma.

Imagen de cabecera de Sylvain Reygaerts, resto de gifs de Giphy.

Archivado en:Voces de la novela romántica

por

Inma Cerezo es una barcelonesa lectora acérrima que siempre quiso contar sus propias historias. Tras divagar largo y tendido, escribe su primera novela Goleters Luna de Lenten. Actualmente trabaja en varios proyectos, con la ilusión de que pronto vean la luz.

1 Comentario

  1. Lucía Herrero dice

    Estoy de acuerdo contigo en todos, aunque yo lo resumo en uno solo: Si no hay final feliz, me cabreo mucho porque me siento estafada. Yo QUIERO MI FINAL FELIZ. Siempre.
    Enhorabuena por la entrada. Un abrazo!

    • Jajajajaja, claro que sí Lucía pero había que alargar el post 😉
      El resumen sería ese sin duda.
      Gracias por leerme y comentar.
      Un abrazo.

  2. ¡Hola, Inma!

    Ya sabes que yo no estoy muy de acuerdo, jeje. Me gustaría leer romántica con la emoción de no saber cómo va a acabar la historia y me parece que el final feliz me resta una parte importante de la lectura, el saber cómo va a acabar. Pero, bueno, para gustos, colores (y en esto estoy bastante sola, así que me tendré que adaptar).

    Un besote, muy buena entrada!

    • ¿Sabes? Esperaba tu respuesta jajajaja
      Hace poco hablamos al respecto en un post tuyo.
      Sé que abogas por un nuevo giro e ideas y no es que no me guste la idea, solo que necesito creer en los finales felices cuando leo romántica ¿Puede ser predecible? De ahí la pericia del escritor para darle una vuelta de tuerca y tenerte enganchada hasta el final y si acaba mal, me cogen los diez mil males y me dan ganas de lanzar el libro por la ventana. Ojo, hablo de novela romántica, si leo otros géneros ya me atengo a lo que puedo esperar.
      Besotes guapa y gracias por comentar, me encanta conocer todas las opiniones y desde luego, que quede entre tú y yo, no estás sola… Hay muchas personas que apuestan por ese cambio 😛

  3. Maribel dice

    Por mi parte, no te llevo a la hoguera, sino a un altar, jajaja ! Totalmente de acuerdo con tu opinión.
    Yo creo que la vida real ya muchas veces es demasiado cruel o triste, como para querer desear finales no felices en las novelas románticas que leo, así que los finales, que nos dejen con una sonrisa boba en la cara, por favor!
    Y tienes razón en que esos libros que nos dejan con mal sabor en la boca hacen que nos planteemos leer otros suyos en el futuro. Por ejemplo, Nicholas Sparks. Es un escritor con el que no tienes garantías de que no vas a llorar mientras y al final de la historia, con lo que yo me lo pienso mucho antes de escoger un título suyo ( y si puedo, sin spoilearme, intento asegurarme de que no va a acabar mal la cosa).
    Besos !

    • Hola Maribel,
      Supongo que por eso mismo desde hace muchos años caí rendida al género romántico, porque me gusta encontrarme con historias que pese a su desarrollo siempre tendrán un desenlace positivo y satisfactorio; no con ello estoy diciendo que no lea otros géneros y que no los disfrute, lo que sí me gusta es saber lo que voy a encontrarme.
      Muchísimas gracias por tu aportación, me gusta mucho leerte por aquí.
      ¡Besotes!

  4. Hola,
    genial entrada….la romántica es muy encorsetada como hemos hablado en varias ocasiones. El final feliz es sí o sí, y lo que no podemos es estar leyendo y sufrir, bueno, hasta ciertos límites.
    Felicidades estupenda, lo clavas.
    Besis
    Cris.

    • Es mi opinión Cris, ya sabes que en cuanto a gustos colores y respeto todas las aportaciones pero me apetecía debatir sobre el asunto porque últimamente encuentro historias catalogadas como románticas que tienen unos finales de los de salir huyendo jajajaja y claro, una es curiosa y me gusta indagar.
      Besos estupenda y gracias por comentar.

  5. marisa mayoral reinoso dice

    Hola!
    Yo estoy de acuerdo con Abril Camino. El saber que pase lo que pase dentro de la trama al final se va a resolver satisfactoriamente la historia, resta interés a la novela, al menos para mí. Me gustan los finales sorprendentes y si me tengo que quedar con la sensación de vacío y/o pena al final de la historia me parece bien, porque me ha removido los sentimientos y eso es novela romántica. Sentimientos.
    Un besazo.
    P.D.: Oye, que un buen final feliz también está bien…de vez en cuando.

    • Querida Marisa,
      Digo yo que para eso existen otros géneros como el sentimental o el drama, el suspense o incluso la novela negra… no sé por decir algunos. Cuando uno lee novela romántica, sabe que se va a encontrar en la mayoría de casos con un final feliz ¿no?
      De todos modos, yo no estoy diciendo que no me gusten esas historias, si no que no las considero románticas, como estaba catalogado y conocíamos el género hasta ahora.
      Está claro que sentimientos nos aportan todas y que debemos evolucionar con los tiempos, entonces ¿quizá se ha abierto una puerta al cambio y a mí me pilla anticuada? 😛
      Encantada por tus palabras y opinión y aquí estamos para continuar este debate tan interesante, ya que para unas cañas me pillas pelín lejos 😉
      Besotes!!!

    • Muchas gracias Lydia,
      Supongo que es una de las cosas por las que adoramos la novela romántica, ¿qué haríamos sin esa maravillosa sensación al cerrar el libro?
      Encantada por tu comentario y visita.
      Biquiños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *