Voces de la novela romántica
40 comentarios

10 razones por las que leer novela romántica

10 razones por las que leer novela romántica

Una nueva semana ha llegado, en esta ocasión cargada de lluvia, lo que me recuerda qué podemos hacer estos días en los que, tras una jornada agotadora de mal tiempo o si contamos con unas horitas en las que ver caer la lluvia por la ventana: leer una novela. Pero como sabéis, suelo hablaros de nuestro género favorito, el romántico. Así que, con una curiosidad innata y en una de mis charlas a tres bandas con mis superamigas, nos propusimos nombrar como mínimo 10 razones por las que leer novela romántica. ¿Quieres conocerlas? Sigue leyendo.

Nos hace sentir. 

Es imposible navegar entre las hojas de una novela romántica en las que no sientas fascinación, rabia, dolor, compasión, amor, admiración, complicidad, empatía, enfado… ¿Sigo?

 Nos arranca sonrisas a pesar de todo.

¿Has tenido un mal día? ¿Los problemas se acumulan como la pelusa bajo la cama? ¿Te duelen hasta las pestañas y das el día por finiquitado? ¿La televisión está para tirarla por el balcón? ¿Se han torcido las cosas y te has quedado sin plan?… Podríamos seguir, pero ya sabes cuál es la respuesta: Leer una buena novela romántica.

Puede llenar un vacío.

¡Ojo! Que aquí ya os veo tramando… No hablamos de utilizarlas como calzador para la pata de la mesa que se ha quedado coja, no, pongamos como ejemplo que has acabado una novela romántica tan sumamente buena que te ha dejado un vacío imposible de soportar, ¿qué pensabais malpensados? 😉 Pues la solución a tus problemas: comenzar otra novela romántica.

 Nos hace soñar.

¡Ay! Y de qué manera… Siempre que comenzamos una lectura, nos evadimos de la realidad, de los problemas y nos introducimos en la trama, como si fuésemos uno más de los personajes. Viajamos a sus mundos y nos adentramos en sus paisajes como os contaba en las mejores fotografías de la romántica y los acompañamos al compás del paso de las hojas, danzando con ellos. ¿Qué mejor forma de soñar? De momento es una de nuestras favoritas.

Nos emociona.

¿Cuántas veces has permanecido con la sonrisa tonta y las mariposillas revoloteando en el estómago mientras recordabas esa escena que has releído entre una y mil quinientas veces? (Por decir un número) ¿Cuántas veces has deseado llegar al tren o despedir a tus visitas inesperadas o buscar un hueco entre comidas o esperar a que se caliente la leche en el microondas… Para aprovechar y seguir leyendo esa novela que te tiene abducida? Y ¿cuántas veces has releído tus novelas románticas favoritas? Sin duda… ya sabes las respuestas: Lo que consigue nuestro género favorito.

¿Qué otra cosa consigue hacer feliz por tan poco? 

Una pequeña inversión y serás la persona más rica del planeta. Conseguirás sumar aventuras, emociones, viajes, amor, sonrisas, lágrimas… y un millón de cosas que puedas imaginar al alcance de tu mano. Luego están, las que como yo, tenemos un pequeño problema de compra compulsiva de libros no solventado y se me acumulan las novelas en las estanterías y mi lector electrónico, pero eso aquí no iba ¿verdad? 😛

Nos fascinan los personajes de sus novelas.

Este punto podría dar para post y re-post, porque como sabéis, hacemos hincapié en el asunto en cuestión siempre que podemos, los personajes son muy importantes, te lo conté en los hombres de la romántica y en las mujeres. Y también creo recordar en el top 5 de hombres fantásticos y en el de mujeres. ¡Ah! Me olvidaba, también en las mujeres románticas de bandera. Y ¿Qué decís de nuestros musos? En fin… por esas razones y las que os podáis imaginar, adoramos a los personajes de la novela romántica.

Nos hace encontrar a personas afines a nuestros gustos y en muchos casos formar bonitas amistades.

Una verdad como la copa de un pino. Sí, he sumado las mejores charlas, debates y conocido a tantas personas importantes y que muchas de ellas han llegado a ser amigas gracias a la novela romántica, que si volviese a nacer, volvería a ser lectora-escritora-fan-defensora de este maravilloso género aquí y en el extranjero. 😉

Porque siempre nos gustaron los cuentos de hadas y ¿qué hay más parecido a cuentos para adultos?

Ya sabéis la respuesta: nuestras novelas románticas, sin duda. Las que hacen que en nuestra mente las historias sean reales y disfrutemos como locas, las que nos evaden de los problemas y en las que todo, absolutamente todo, puede ser posible… o no 🙂

Por el final feliz.

Y ahora a generar polémica (eso sería en el caso en el que me leyesen miles y miles de personas, gracias por ser uno de ellos). Pese a lo que se pueda opinar y en cuanto a gustos colores y por ende opiniones. La Novela Romántica, la que considero, la que disfruto y lo que busco al leerlas, es por el archiconocido-esperado-deseado Final Feliz.

Y, como novedad, esta infografía por si quieres tenerlo resumido. Espero que te guste:

Infografía: 10 razones por las que leer novela romántica

Hasta aquí nuestro decálogo de razones por las que leer novela romántica.

¿Me cuentas las tuyas?

Gracias y hasta la próxima semana.

Inma.

Imagen de cabecera de Kinga Cichewicz en Unsplash.

Archivado en:Voces de la novela romántica

por

Inma Cerezo es una barcelonesa lectora acérrima que siempre quiso contar sus propias historias. Tras divagar largo y tendido, escribe su primera novela Goleters Luna de Lenten. Actualmente trabaja en varios proyectos, con la ilusión de que pronto vean la luz.

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.